Cuando una Locura se convierte en un examen

Los acompañantes de mi corazón

Los acompañantes de mi corazón

Ya he tenido mi primera locura de la temporada, de esas que, sin saber por qué, hay que hacerlas. Todo empieza con una sensación, en algunos casos son simples intuiciones y en otros escalofríos que me recorren; en esta ocasión fue una simple sensación que me vino entrenando con mi monitor. Durante la transición entre un ejercicio y otro, suelo hacer “recuperación activa”, que es simplemente trotar a un ritmo que te ayude a bajar las pulsaciones pero sin estar parado. Mi intuición me sobrevino al sentirme muy cómodo y relajado trotando y, en ese momento, supe que debía volver a correr muy pronto. Durante dos meses, por indicaciones de mi fisio, casi no he corrido, menos esos pequeños trotes, pero sin embargo he seguido trabajando los otros deportes que engloban las triatlones (nadar y bici), además de trabajo específico con un entrenador personal, para poner mi musculatura a tono. Correr, ya sabéis que para mí tiene mucho significado, y es algo que está marcando mi devenir y que representa mucho de lo que soy. Cuando vuelves a correr después de tiempo sin hacerlo, debes ir con mucha cautela, ya que el cuerpo no está preparado para ello y siempre he sido muy precavido, pero en esta ocasión, sabía que debía afrontar una nueva carrera. Realmente no estaba entrenado para la carrera de 10 km, no había rodado nada más que 4 ó 5 minutos durante los entrenamientos o 20 minutos de elíptica, pero había algo dentro de mí que quería que viese algo. Durante mes y medio, he trabajado mucho a nivel muscular, con entrenamientos intensos y específicos, y la carrera del sábado iba a mostrarme cómo se encontraba mi cuerpo. Digamos que era como un examen dentro de una evolución continua y, a continuación, os explico el examen y el resultado final.
La carrera ya me era conocida, tengo amistad con el organizador Toni Coscojuela, y los últimos 3 años he corrido muchas de las carreras que organiza, es alguien que cuida mucho a los corredores y eso se valora. El circuito es urbano, de 10 km y se corre a las 20:30, que en la época primaveral en la que estamos, garantiza dos cosas, calor y alta humedad. Al ser un corredor pesado, el calor no me ayuda mucho y encima al tener una alta humedad, tenía garantizado que iba a sufrir mucho, pero tengo claro que merecía la pena.
Dieron la salida y me centré en dos cosas, regular las pulsaciones (quería ir por debajo de las 155 ppm) y disfrutar del ambiente. Lo segundo lo hice, lo primero me resultó imposible. Con mi experiencia iba jugando con las sensaciones, los ritmo, las diferentes zancadas, buscando el máximo de confortabilidad y, sobre todo, reduciendo al mínimo el esfuerzo. Los primeros dos kilómetros, iba bastante cómodo, pero alto de pulso 160/165 ppm, y notaba que respiraba forzado, por lo que bajé el ritmo y me puso por debajo de 160 pulsaciones. Entre el km 2 y el km 3, el calor empezaba a ser agobiante (amenazaba tormenta y estábamos sobre 27º y con un 95/95% de humedad) y notaba que me faltaba agua, por lo que supe que parte de las pulsaciones eran por tema del calor corporal y la falta de hidratación. En el km 5 estaba el puesto de avituallamiento, por lo que aproveché para refrescarme todo lo que pude y llevarme una botella para el resto de la carrera. En ese momento mis pulsaciones bajaron por debajo de 150 ppm, y ya llevaba 35 minutos de carrera. Tengo claro que aunque mis músculos estaban preparados para la carrera, me faltaba rodaje corriendo y notaba que a mi cuerpo le costaba correr. Empecé a caminar / correr para no sufrir demasiado. A partir del km 6, es cuando empecé a entender porqué tenia que hacer esa carrera, ya que comprendí que mi musculatura estaba en perfectas condiciones y cuanto más le pedía a las piernas, mejor trabajaban. Empecé a correr con comodidad a partir del 8, ya estaba oliendo el final de la carrera y probé a poner toda la maquinaria de mi cuerpo en funcionamiento, a controlar la postura, y sobre todo, a ver como respondía una parte importante del entrenamiento, mi autoconfianza. Conforme llegaba a la meta, ya no había ninguna excusa para pararse y sobre todo, notaba que mi cuerpo, a pesar del calor y de la falta de entrenamientos corriendo, estaba respondiendo como debía, lo cual me sacó una sonrisa y una mueca de satisfacción. ¿La entrada en meta? como debía ser, bailando y saltando de alegría por haber tomado la salida y no haberme retirado en ningún momento.
El examen era probar mi mente, mi cuerpo, mi voluntad y mi ilusión, y puedo asegurar que en todas he pasado con nota alta. Podría aventurarme que, con el resultado del sábado, debo de estar sobre el 35% de mi forma física.
Aunque todavía no estoy preparado para correr y me falta camino, tengo la satisfacción de anunciar que ahora SI esto haciendo las cosas como deben y puedo sentirme orgulloso de dar ejemplo.

Siempre pongo mi corazón en todo lo que hago, así tengo la seguridad dar todo lo que soy en lo que hago. Si me equivoco, aprendo de ello y, si acierto, es un regalo que ofrezco.

Muchas gracias por dejarme seguir andando con vosotros, aunque ahora mismo corro por mí.

Gracias y os quiero.

Running & Enjoying.

Anuncios

Y, de repente, lo supe

Cuando ves el final del camino, sueñas con empezar.

Cuando ves el final del camino, sueñas con empezar.

Me he vuelto a enamorar, ha sucedido de nuevo. Vuelvo a sentir ese escalofrío que recorre mi cuerpo y que hace que todo cobre sentido. No hay mayor recompensa que sentir como todo tu cuerpo tiembla y como los ojos se inundan. Ya había decidido que tendría que cambiar de rumbo y la vida me ha vuelto a mostrar el camino, un camino que me llena de ilusión y felicidad.
He hecho grandes retos, he superado grandes barreras, he derruido grandes muros, pero una vez que lo consigues, comprendes que sólo era una pequeña prueba de superación. No es muy sencillo de entender, pero para mí es muy fácil de explicar: el único paso que cuesta dar es el siguiente.
Cuando fuí a ver el Maratón de Barcelona del 2014, sentí que quería volver a plantearme hacer un maratón, prepararlo como se merece algo tan grande. Mi corazón se llenó de emociones y de ilusiones. Intenté empezar a trabajar de nuevo, y las cosas no iban como debían. Tuve que hacer un pequeño viaje de trabajo y allí surgió la pregunta correcta: ¿Quieres acompañarme a hacer el IronMan de Lanzarote? Me lo tomé como una broma, pero bueno, la persona que me lo planteó me conoce demasiado y supo hacer las cosas como lo ha hecho siempre, por lo que respondí que sí. Un IronMan, 3,8 km nadando, 180 km en Bici y un Maratón, todo seguido. Durante unos días estuve dándole vueltas a la idea y supe que la única cosa que me asusta es el Maratón, que me ha vencido una vez por hacer las cosas mal. Por eso he empezado a trabajar mi cuerpo para dejarlo preparado, no para el IronMan, sino para empezar los entrenamientos. Ya llevo dos semanas limpiando mis músculos llenos de carbonilla y dentro de dos meses empezaré mis 36 semanas de entrenamiento específico de IronMan.
Empecé a nadar por que no quería ahogarme,
Empecé a pedalear por que me dolía estar sentado,
Empecé a correr por que no podía.
Ahora nado porque mi mente se calma y me hace sentir paz,
doy pedales porque la brisa del aire me hace sentir vivo
y corro porque quiero alcanzar antes mi sueño.
En ésto, como en todo lo que hago en mi vida, pondré toda mi alma, todo mi amor y corazón en ello. Me da lo mismo si al final no lo consigo, me es indiferente el resultado, lo importante es que tengo ilusión, ganas y he soñado con ello. Ese temblor y esas lágrimas me hacen entender que, aunque al final no lo consiga, merece la pena darlo todo.
IM Motivated
Running & Enjoying

Empieza la cuenta atrás

Para correr también hay que quitarse las zapatillas

Para correr también hay que quitarse las zapatillas

¿Qué es necesario para correr? cualquiera podría responder a ésta pregunta, no es un gran misterio, hasta yo sé la respuesta, para correr sólo es necesario hacerlo. No estamos hablando de distancias, no estamos hablando de ritmos, sólo estamos hablando de correr.
Desde el momento en que me calcé unas zapatillas y dí mi primer paso, esa es la idea que siempre me ha gobernado, para correr sólo hay que correr. Gracias a mi entrenadora personal en mis comienzos, Vanesa, me ayudó a entender que en el correr no sólo trabajan las piernas, trabaja todo el cuerpo y debes fortalecerte por completo para correr mejor. En ese momento empezaron a aparecer palabras que suenan muy bien, Sentadillas, La Plancha, La Senda, el Bosu, TRX, y otras que, más que nombres técnicos, parecen salidos de un manual de ganchillo.
Conforme fui aumentando las distancias y los tiempos, aprendí nuevas palabras, que se relacionaban con los entrenamientos específicos de correr, Series, Cambios de Ritmo, Farlek, Entreno Piramidal, Semanas de Carga, Tiradas Largas. Luego vinieron los triatlones y con ellos los términos específicos de la natación, Agarre, Recobro, Rolido y términos que relacioné con la bicicleta como Calas, Cabras, culote …
En ésto del deporte, hay mucha cultura y mucho experiencia, pero hay cosas que hacen que todo esto sea posible: trabajo, constancia, tenacidad, respeto, esfuerzo, lágrimas y amor.
He empezado un nuevo camino que me va a llevar a mi siguiente salida, y vuelvo a hacer las cosas como tocan, trabajando mucho y dando lo mejor de mí mismo. Hasta que no me lo haya ganado no luciré el Dorsal que me autorice a estar en esa línea de salida. La meta la marcará esa distancia que no desconocida pero si temida por mi, El Maratón.
Ayer, después de mi entrenamiento, vino a mi una palabra que ya había olvidado y que me hace entender que soy: PAZ.
Hoy, he vuelto a recordar otra palabra que me ha recordado el precio por esa Paz: Agujetas
Running & Enjoying

El Descanso del Guerrero

Para afrontar nuevos sueños, hay que dormir

Para afrontar nuevos sueños, hay que dormir

He escuchado varias veces y de diferentes personas, que en el deporte y en la vida, es tan importante el trabajo como el descanso. Si estás continuamente dando lo mejor de ti, al final te rompes. Si estás siempre entrenando y haciendo carreras, sin el descanso necesario, al final te lesionas, te rompes o te desilusionas/cansas de lo que haces. Un entrenador me dijo que en el entrenamiento se destruye y en el descanso se construye. Suena radical, pero mi experiencia es así, al entrenar machacamos todo el cuerpo, para que durante el descanso el cuerpo se recupere y se fortalezca.
Los que me vais siguiendo, sabéis que desde hace 3 años he hecho muchísimas cosas y que pocas veces me he detenido, cuando he parado ha sido por que mi cuerpo o mi mente han llegado al límite y casi lo he pasado.
He seguido entrenando, aunque de forma caótica, ya que necesitaba dejarme llevar y descansar de todo. De vez en cuando me he puesto a prueba (llegando a hacer pequeñas grandes locuras) por simple ego personal y para aumentar mi autoestima. Uno no sabe cuando debe volver a hacer las cosas o cuando debe plantearse nuevos retos, pero de repente, algo se cruza en tu camino y, de casualidad, se presenta ese reto. Antes de seguir diré que no creo en las casualidades, así que si ha pasado algo es porque debía pasar, todo tiene un porqué.
Después de un largo y reconfortante período de descanso, voy a empezar a mover mi universo personal y alinear mis planetas para empezar de nuevo. Ya se presentan las circunstancias que necesitaba para volver a andar y, según parece, ha llegado el momento de volver a Lanzar mi Reto, ese reto que me va a hacer superarme de nuevo y que, cuando me sienta preparado para anunciar, os diré. Por ahora, ya he empezado a atarme los cordones de las zapatillas, que se acabó el estar parado. Mi mente, mi alma y mi corazón vuelven a estar listos para el siguiente paso.

Se acabó el Descanso del Guerrero.

 

La verdadera lección

Lo importante es lo que te regala, no lo que te cuesta

Lo importante es lo que te regala, no lo que te cuesta

Este domingo se ha celebrado el Maratón de Barcelona, carrera que todavía no he disputado en mi ciudad, y una de las que más emociones genera para todos los participantes. Mi intención era impregnarme de las sensaciones que tiene el entorno y sobre todo las personas que participan. Algunos amigos y conocidos participaban y quería verles y animarles, para que lograsen su gesta, lo que no entendía era que algo me estaba esperando. No hice la intención de ir a la Feria del Corredor, aunque había gente que conocía e iba a estar, ya que no quería dejarme llevar por lo que se iba a mostrar, sin saberlo, el plato grande estaba en el día de la carrera.
Quedé con unos amigos para ir a ver a los corredores en varios puntos y así disfrutar del ambiente, y estando en el último punto, permanecimos el tiempo suficiente para descubrir el mensaje que me estaba esperando: deseas hacerlo y deseas volver a empezar.
Dejé que las emociones me llenasen y volví a sentir eso que hace que te muevas, eso que no sabes explicar y sin embargo te empuja. El resultado, el volver a soñar con algo tan grande, el deseo de volver a mirar hacia ese punto que, en el horizonte, te guía hacia el norte, hacia tu norte.
Es increíble volver a sentir algo así, ese escalofrío que te atraviesa el alma y que hace que todo lo demás deje de importar. Puedo decir que recibí, de nuevo, la Verdadera Lección
Ahora, cueste lo que cueste, tengo una nueva cita pendiente: YO.
Running & Enjoying

De un medio a un doble

En ésta entrada no voy a poner ninguna foto. A pesar del dicho que una imagen vale más que mil palabras, las palabras adecuadas, a veces, son mucho más poderosas que las imágenes.
Hoy voy a mostraros el porqué del tono de mi anterior entrada, en la que a pesar de haber conseguido un gran triunfo frente a mí, estaba enfadado conmigo mismo. A continuación os expongo mi filosofía frente al deporte.
Dos días después del medio maratón, he vuelto a entrenar para prepararme para mis nuevos retos. Todos los entrenamientos, que estoy realizando, están orientados a mejorar mis condiciones físicas y prepararme para seguir con los triatlones. Mi preparación sigue las pautas y las indicaciones de mi entrenadora (Bea Alvarez) que me planifica y prepara mis rutinas para modelar y pulir mis excasas cualidades físicas para el deporte (pesar más de 110 kilos no ayuda). El hecho es que, el año pasado, en menos de 4 meses Bea consiguió que pasase de sólo correr, a finalizar un triatlón distancia olímpica (http://wp.me/p3DL3W-Q). A veces no hago caso de lo que dice (como todo alumno rebelde) y me apunto a cosas que no tocan (por orgullo y cabezota) y ella aguanta estoicamente mis niñerías. Pero a pesar de ello, cuando me indica un entrenamiento para un objetivo, lo sigo a rajatabla; sabe que soy constante, tenaz y sobre todo, luchador frente a todo.
Ya hemos empezado mis entrenamientos, ya hemos dado caña con la rutina que me ha marcado. Hemos pasado en 2 días de hacer un Medio Maratón (que hice por cabezota) a hacer un Doble Entreno (nadar y correr).
Si me preguntáis por un objetivo para éste año, me he planteado el más difícil, el que puede resultar más duro, el que poca gente se plantea: mi objetivo es sólo centrarme en los entrenamientos. Si surge una oportunidad de hacer una carrera por medio, lo mismo, si me apetece, me apuntaría.

A pasarlo en grande en los entrenamientos, que es dónde, realmente, se trabaja y se forjan los mejores sueños.

Running & Enjoying

 

 

La reflexión de la Meta

Después de cruzar la meta, toca reflexionar sobre lo conseguido. (Gracias Polo por la foto)

Después de cruzar la meta, toca reflexionar sobre lo conseguido. (Gracias Polo por la foto)

He acabado otra carrera, ésta vez ha sido una de esas que hacen un número redondo: era mi décimo medio maratón.

Al contrario de lo que pueda parecer, aunque me llenó de felicidad cruzar la meta, no me sentía bien por la manera como había ido todo, y ahora os explicaré por qué.
Visto desde la visión epopéyica, volví a vencer todos los muros y todos los miedos que me surgieron, lo cual provocó ser de nuevo ese héroe que es capaz de conseguir todo lo que se propone. Visto desde mi visión de persona ejemplarizante y que se atreve de dar consejos a aquellos que quieren superar las cosas, hice una de las mayores irresponsabilidades y de las mayores estupideces que podía haber hecho nunca.
Desde que he empezado mi andadura en el mundo del deporte, siempre he intentado hacer las cosas bien, he realizado mucho trabajo previo antes de enfrentarme a un nuevo reto. Estuve 3 meses preparándome para hacer un 10k, entrené 4 meses de forma específica para el maratón, 4 meses para los triatlones, y sin embargo para la carrera de ayer, hice 4 rodajes de no más de 10km en 2 semanas y me pusé en la salida.
Tengo en cuenta que mi cuerpo está ya curtido en kms, mi mente trabajada para mantenerse fría y mi corazón preparado para el sufrimiento, y por eso tenía la convicción de llegar a la meta, pero siempre digo y diré, que lo importante no es llegar al final del camino, lo realmente importante es disfrutar de todo el trayecto. Para disfrutar de un reto o de un camino, hay mucho trabajo previo y mucha preparación física y mental. Ésos entrenamientos tienen una doble función, una la de darnos la forma adecuada para enfrentarnos al reto y una segunda, aunque no menos importante, la de moldearnos hasta ser la persona que tiene la confianza de que el reto es posible.
Alguien dijo que “el trabajo se hace en los entrenamientos, la carrera es para disfrutarla”, yo lo creo así y, ayer, el trabajo lo hice en la carrera: un error, así lo creo.
Ahora toca hacer las cosas de nuevo como deben hacerse y volver a disfrutar del camino.

Running & Enjoying