Y, de repente, lo supe

Cuando ves el final del camino, sueñas con empezar.

Cuando ves el final del camino, sueñas con empezar.

Me he vuelto a enamorar, ha sucedido de nuevo. Vuelvo a sentir ese escalofrío que recorre mi cuerpo y que hace que todo cobre sentido. No hay mayor recompensa que sentir como todo tu cuerpo tiembla y como los ojos se inundan. Ya había decidido que tendría que cambiar de rumbo y la vida me ha vuelto a mostrar el camino, un camino que me llena de ilusión y felicidad.
He hecho grandes retos, he superado grandes barreras, he derruido grandes muros, pero una vez que lo consigues, comprendes que sólo era una pequeña prueba de superación. No es muy sencillo de entender, pero para mí es muy fácil de explicar: el único paso que cuesta dar es el siguiente.
Cuando fuí a ver el Maratón de Barcelona del 2014, sentí que quería volver a plantearme hacer un maratón, prepararlo como se merece algo tan grande. Mi corazón se llenó de emociones y de ilusiones. Intenté empezar a trabajar de nuevo, y las cosas no iban como debían. Tuve que hacer un pequeño viaje de trabajo y allí surgió la pregunta correcta: ¿Quieres acompañarme a hacer el IronMan de Lanzarote? Me lo tomé como una broma, pero bueno, la persona que me lo planteó me conoce demasiado y supo hacer las cosas como lo ha hecho siempre, por lo que respondí que sí. Un IronMan, 3,8 km nadando, 180 km en Bici y un Maratón, todo seguido. Durante unos días estuve dándole vueltas a la idea y supe que la única cosa que me asusta es el Maratón, que me ha vencido una vez por hacer las cosas mal. Por eso he empezado a trabajar mi cuerpo para dejarlo preparado, no para el IronMan, sino para empezar los entrenamientos. Ya llevo dos semanas limpiando mis músculos llenos de carbonilla y dentro de dos meses empezaré mis 36 semanas de entrenamiento específico de IronMan.
Empecé a nadar por que no quería ahogarme,
Empecé a pedalear por que me dolía estar sentado,
Empecé a correr por que no podía.
Ahora nado porque mi mente se calma y me hace sentir paz,
doy pedales porque la brisa del aire me hace sentir vivo
y corro porque quiero alcanzar antes mi sueño.
En ésto, como en todo lo que hago en mi vida, pondré toda mi alma, todo mi amor y corazón en ello. Me da lo mismo si al final no lo consigo, me es indiferente el resultado, lo importante es que tengo ilusión, ganas y he soñado con ello. Ese temblor y esas lágrimas me hacen entender que, aunque al final no lo consiga, merece la pena darlo todo.
IM Motivated
Running & Enjoying

Anuncios

2 comments

  1. Vamos! Vamos! Vamos! Es mi sueño también, y ayer en Calella, lloré como nunca! Para cual te preparas? Adelante campeón… yo hoy voy al trauma de medicina deportiva… a la que me libere de la fascitis… voy a la carga… ya tuve que anular la inscripción del 70.3 de Calella, voy a por el siguiente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s